Entradas populares

miércoles, 20 de agosto de 2014

LAS AFPs

Resultado de imagen para foto de richard web
Richard Webb
Director del Instituto del Perú de la USMP

El sistema AFP HA FRACASADO en su OBJETIVO PRINCIPAL, asegurar la vejez del trabajador, a pesar de (A) dos décadas de existencia y del (B) apoyo del Estado a través de elevadas comisiones. Al final, (1) apenas uno de cada siete trabajadores cotiza cada año. (2) Entre los afiliados que aportan irregularmente, y (3) la mayoría que nunca aporta, es evidente que (4) la protección lograda es una pequeña fracción del objetivo buscado, y que (5) la mayor parte de la población se encuentra desprotegida. Cualquiera diría que es hora para un reexamen. 

VARIOS ERRORES CONFLUYERON EN LA CREACIÓN DE LAS AFP.
EL PRIMERO fue la creencia de que el peruano no ahorra, idea nunca sustentada pero tenaz, quizá por la predisposición a menospreciarnos. La realidad es todo lo contrario. La familia peruana no solo ahorra, sino que está entre las que más ahorran en el mundo. Según la encuesta anual de niveles de vida, en el 2013 el ahorro de las familias fue 24% de sus ingresos, antes de su aporte a los fondos de pensiones, o de su considerable gasto en educación. La contundencia de esa estadística se suma a que todos somos testigos del masivo esfuerzo de ahorro e inversión de millones de familias que construyen y mejoran sus viviendas y negocios en las ciudades, capitalizándolas con mercadería, máquinas y vehículos de trabajo, proceso que se viene repitiendo en las áreas rurales.
EL SEGUNDO error fue tratar a la gente como si fueran muebles, sujetos pasivos e inmóviles, sin tener en cuenta que los obligados a cotizar podrían reducir otras formas de ahorro, mientras que los no afiliados podrían aumentar otras formas de ahorro, y eso, precisamente, es lo que ha sucedido. Al final, afiliados y no afiliados ahorran casi el mismo porcentaje de sus ingresos, según el estrato de ingresos en que se ubican. Entre las familias con ingresos entre quinientos y mil soles mensuales por persona en el 2013, los afiliados ahorraron 19% y los no afiliados 17%. Entre los que superaban los mil soles, los no afiliados ahorraron incluso más que los afiliados. Más que aumentar el ahorro, las AFP lo estarían reorientando hacia el sistema financiero, al Estado y a la gran empresa. 
EL TERCER error fue subestimar el fuerte incentivo a la informalidad creado por el aporte retenido en planilla. Si bien estas sufren varias retenciones con objetivos sociales, la que más incentiva la informalidad es la pensión obligada, por su alto monto, y porque es la que menos valor tiene en la percepción del trabajador. Comparando, las retenciones por gratificación y vacaciones son una modificación en el calendario de la remuneración más que un verdadero sobrecosto. Incluso la CTS, ahora flexibilizada, es percibida casi como remuneración. 
UN CUARTO error fue escoger un modelo de seguridad social, diseñado para Suiza o Chile, países con alta formalidad, trabajadores mayormente en planilla y un Estado competente. En el Perú, ni el Estado mismo cumple sus deudas a las AFP. 

CONCLUSIÓN
1.       En vez de incluir, las AFP agravan la división entre lo formal y lo informal.
2.       En vez de un sistema inclusivo y de bajo costo, imponemos uno tan costoso que excluye a la mayoría,
3.       Luego socorremos parcialmente al pobre extremo con una costosa Pensión 65,
4.       Y al final dejamos a la mitad de la población desprotegida.


sábado, 16 de agosto de 2014

Reflexiones sobre el sector informal

Resultado de imagen para foto de hector bejar
BÉJAR, HÉCTOR
NUEVA SOCIEDAD NRO. 90 JULIO-AGOSTO 1987
[PDF]

Héctor Béjar - Nueva Sociedad

AMÉRICA LATINA EN MOVIMIENTO - UBALDO TEJADA GUERRERO


 Resultado de imagen para FOTO DE UBALDO TEJADA

Autor: > Ubaldo Tejada Guerrero


Peru: Un grano de mostaza [2014-03-17]
Peru: Retos para un Perú emergente [2014-01-25]
Peru: Nueva constitución política [2014-01-19]
Peru: Ética en el poder judicial [2014-01-13]
Peru: Inseguridad ciudadana [2014-01-07]
Peru: Ser más que un líder político [2014-01-01]
Las barbaridades del imperio [2013-11-10]
Peru: Recuperemos nuestra ciudadanía [2013-11-05]
Peru: Diversidad y representación política [2013-10-29]
Peru: Vigencia de Luis de la Puente Uceda [2013-10-22]
Peru: De la indignación a la acción [2013-10-16]
Peru: Indignarnos ante la corrupción [2013-10-12]
Ciberespacio como arma de guerra [2013-09-25]
Peru: Informalidad y peruanización de la economía [2013-09-14]
Peru: Centralismo y movimientos regionales [2013-09-09]
EE.UU. y los gastos militares [2013-09-06]
¿Y los objetivos del milenio? [2013-08-29]
EE.UU: Entre el poder y las guerras [2013-08-27]
Peru: El mensaje de 28 de julio [2013-07-29]
Peru: Ollanta, un 28 de reformas y protestas [2013-07-28]
Peru: Indignados peruanos: ¿nuevos escenarios? [2013-07-22]
Peru: Día de la vergüenza nacional [2013-07-18]
Peru: Izquierda peruana: unidad y renovación [2013-06-24]
Repensar la solidaridad mundial [2013-05-31]
Corrupción y ética en la política [2013-05-22]
Peru: Un nuevo rumbo para el Perú [2013-05-16]
Peru: Las flores buenas de Javier [2013-05-06]
Peru: La economía mundial y Petroperú [2013-04-29]
Peru: Lobbysmo de fondos previsionales [2013-04-26]
Peru: ECE 2012 o cambio de modelo educativo [2013-04-09]
Peru: Los nuevos indignados [2013-03-31]
Peru: Inseguridad ciudadana [2013-03-02]
Ser político cristiano [2013-02-25]
Vigilancia mundial en masa [2013-02-14]
AmericaLatina,Caribe: Definir la patria grande [2013-02-01]
Peru: Carta de intención Perú-España [2013-01-24]
Peru: Negando la libertad de prensa [2013-01-20]
Peru: Levadura de la peruanidad [2013-01-14]
Peru: Carta a los congresistas [2013-01-10]
Peru: Ollanta, presidente para un odre viejo [2012-07-30]
EE.UU: 1º de Mayo, huelga nacional en los EE.UU. [2012-04-30]
Peru: Newmont Impone a Ollanta: ¡Conga Si Va! [2012-04-22]
VI Cumbre de las Américas, repercusiones y proyecciones [2012-04-15]
Peru: Emergente o dominado? [2012-04-10]
Fidel, Camila Vallejo y la derecha chilena [2012-04-05]
Peru: Significado histórico de Conga [2012-04-04]
Peru: Luchas nativas al reencuentro de la vida [2012-03-29]
Peru: El control colectivo de las mentes [2012-03-20]
Peru: Futuros escenarios peruanos [2012-03-18]
El socialismo goza de buena salud [2012-03-14]
Peru: ¿Fin de la izquierda en Perú? [2012-03-03]
Hacia una cultura del agua [2012-02-12]
Peru: Izquierda peruana, el agua y la vida [2012-02-10]
Peru: Conga, ¿el poder verde en Perú? [2012-02-08]
Peru: Se hizo la marcha por el agua [2012-02-03]
Peru: Nuevos planes de Newmont en Cajamarca (III y final) [2012-01-23]
Peru: Nuevos planes de Newmont en Cajamarca (II) [2012-01-15]
Peru: Nuevos planes de Newmont en Cajamarca (I) [2012-01-09]
AmericaLatina: Dorado latinoamericano? [2012-01-04]
Peru: Izquierda peruana: oferta política ausente [2012-01-01]
Peru: Ollanta: sabotaje a la verdad [2011-12-23]
Peru: Futuro de la izquierda peruana [2011-12-16]
Peru: Gabinete para el continuismo neoliberal [2011-12-13]
AmericaLatina,EE.UU: Crisis global y una Latinoamérica nueva [2011-12-11]
Cuidar y labrar la pachamama [2011-12-08]
Peru: Conga: la vida o el oro [2011-12-06]
Peru: Conga, el Informe Giesecke [2011-11-27]
Peru: Dólares agujereados [2011-11-25]
Peru: Ollanta en su laberinto [2011-11-17]
Peru: ¿Minería o agricultura? [2011-11-13]
Mexico: López Obrador recuperando México [2011-10-29]
Existe la primavera árabe? [2011-10-25]
Peru: Política y regeneración moral [2011-10-24]
Chile: Antes y después de los indignados [2011-10-18]
EE.UU: Movilización en Wall Street [2011-10-05]
EE.UU: Destrucción histórica de los EE.UU. [2011-08-19]
AmericaLatina: UNASUR, fin del modelo neoliberal [2011-08-15]
AmericaLatina: Nueva arquitectura financiera [2011-08-04]
Peru: Ollanta, de la esperanza a la realidad [2011-08-01]
Peru: Busca su identidad [2011-06-23]
América Latina se pone de pie, el imperio decae [2011-06-18]
AmericaLatina: Izquierdas: vino nuevo, en odres nuevos [2011-06-14]

JUAN DE LA PUENTE

ANÁLISIS POLÍTICO
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente
Juan de la Puente

CHOLIFICACIÓN, REPÚBLICA Y DEMOCRACIA. EL DESTINO NEGADO DEL PERÚ

Resultado de imagen para foto de nicolás lynch
La historia del Perú es una historia de decepciones. El último capítulo de esta saga es el de la frustración democrática. La vuelta del Estado de Derecho hace casi década y media no ha significado un cambio sustantivo en la vida de los peruanos. Lo que ha sucedido es una evidencia contundente de que hay que hacer propuestas que se hundan en nuestras raíces históricas para que puedan tener algún efecto en el futuro.

Entrevista sobre el Libro Cholificación, república y Democracia

Programa Buenas Nochas, dirigido por Augusto Alvarez Rodrich ATV+

Nicolas Lynch]: Cholificación, república y Democracia

La democracia inperfecta 

A LA MUERTE DE HENRY PEASE

Resultado de imagen para FOTO DE ROLANDO BREÑA

Por: Rolando Breña
Hildelbrand en sus Trece
 
Afirmábamos en una nota hace algún tiempo, que los políticos y los partidos nos estábamos volviendo analfabetos, y que la política peruana era también más analfabeta. No, por cierto, por culpa de la política en sí misma, sino de todos cuantos pretendemos ejercerla.
Es necesaria una cruzada para retornar la política a sus reales contenidos, esencias, objetivos. Rescatarla de su divorcio cada vez más notorio del conocimiento, de la cultura. De reconstruirla desde sus bases doctrinarias y de principios, reconquistar sus cimientos y sus sentidos filosóficos. Tenerla siempre como una visión estratégica, de conjunto y a largo plazo. En la que la ética y la moral sean compañeros o componentes esenciales. Sin estas premisas cualquier acción política derivara en lo que tenemos hoy como política y como políticos en el Perú.
La política es, debe ser siempre teoría y práctica (“sin teoría revolucionaria, no hay práctica revolucionaria”, escribiría Lenin). Pero en los últimos años quizá uno de los déficit de nuestra izquierda orgánica (militante quiero decir) ha sido la debilidad teórica y política. Arrastrados por la vorágine del día a día, de lo inmediato, de las tentaciones y los desafíos de la coyuntura; de las ilusiones, aun frustradas y frustrantes de su unidad, no siempre para acumular fuerzas en proyección de los grandes objetivos de transformación, sino de la conquista de espacios electorales y de gobierno, que tampoco supimos gestionar con exito. Nuestras tácticas y estrategias fueron ganadas por el cortoplacismo, las metas menudas y las contradicciones y rencillas internas, intranscendentes, y porque no, la adecuación a lo que siempre habíamos cuestionado.
Disculpen sino me refiero directamente a Henry Pease. Escribí una al respecto en otro medio de información local. Sin embargo su muerte, muy sentida de veras, suscita algunas reflexiones entre la siempre dificultosa relación entre la intelectualidad y los partidos de izquierda. Henry Pease fue un intelectual, un académico, un investigador valioso, que entró a la práctica política abierta y militante principalmente en los tiempos de Izquierda Unida y hasta después de su fraccionamiento, fue su candidato presidencial incluso enfrentando a Alfonso Barrantes de quien fuera teniente alcalde y motor de su acción municipal.
Cuando un intelectual reconocido entra a las difíciles y exigentes condiciones de la militancia, lleva siempre al partido un aire fresco y renovador que ayuda al trabajo de reflexión, al perfilamiento programático, a la necesaria presencia de los nuevos conocimientos y eleva el prestigio partidario. Pero sucede que el intelectual casi siempre desconfía de las estructuras y de las líneas partidarias o la forma de entender principios o ideología, como si tal vez pudieran entorpecer su antigua independencia y libertad para tratarlos sin prejuicios o dogmatismos.
Por otro lado las estructuras y militancia partidarias, si es verdad que necesitan, aprecian y buscan intelectuales, también a veces sienten cierto temor a que pueda desbordar las fronteras ideológicas o políticas y, queriéndolo o no, desnaturalizar los parámetros partidarios.
Es una relación confianza-desconfianza mutua que todavía no ha encontrado un mecanismo capaz de resolverla adecuadamente.
Los izquierdistas necesitamos de la intelectualidad y ellos requieren de los partidos para que la acción política sea fructífera; con conocimiento, ciencia, cultura, práctica, organización, estructura, estrategia, tácticas, liderazgos…
La acción política no puede ser mera estructuración intelectual ni mero practicismo estéril. Todavía estamos atrapados en esta contradicción, además de otras, claro.
La militancia de Pease en Izquierda Unida es en este sentido una experiencia importante de la que falta aun extraer reflexiones y enseñanzas. No solo de la suya, obviamente, sino porque fue una figura sobresaliente, y como ser humano, como todo izquierdista, con luces y sombras.
Por último, no se trata solo de incorporar intelectuales a la acción política, sino que los propios partidos generen, produzcan, construyan su propia intelectualidad. Y aquí no estamos en déficit, estamos en crisis. Pero mucho ojo, un intelectual de partido no es solo el propagandista, el defensor de la ideología y de la línea partidarias, de sus principios, de sus tácticas y estrategias, el cruzado partidario. Es mucho más. Es también quien pone la reflexión teórica en un espacio central, compulsando siempre el pensamiento con la realidad, y dotando a esa reflexión de espíritu creativo para descubrir lo nuevo y lo necesario, aunque a veces lo nuevo y lo necesario lo lleve a cuestionarse a sí mismo y ponga a su disposición caminos inéditos o lo inste a rediseñar o reorientar en contenidos o formas aquéllas que venía recorriendo.
Muy seguido, tener una concepción ideológica para algunos es como tener la varita mágica de las hadas madrinas a cuyo solo movimiento y mención de las palabras casi divinas del catecismo ideológico, las cosas se harán solas. Y siempre de manera inmutable y eterna.
Permítaseme transcribir algunos párrafos de un discurso mío al respecto, frente a militantes principalmente jóvenes:
“La ideología es como el agua pura de las lluvias o los puquiales andinos, límpida pura, transparente. El agua salta, corre, fluye suavemente o en torrentes poderosos. Encuentra siempre su camino cuando es libre, crea vida y a veces enfurecida, arrasa. Pero cuando el agua es aprisionada en represas y abandonada, a su suerte, se corrompe, hiede, emana miasmas y apenas si habitan en ella algunos insectos y alimañas.
También la ideología necesita ser libre para encontrarse a si misma, encontrar la naturaleza, los hombres y las mujeres, la vida y la historia; para entender el pasado, interpretar el presente y diseñar el futuro, para crear, recrear y recrearse.
Si deja de confrontarse con la vida, si se le encierra en textos sagrados, en verdades reveladas e intemporales, en dogmas, en bulas papales, también como el agua se corrompe, su esencia creadora se torna estéril, muere como instrumento de liberación carcomida por las miasmas del dogmatismo, del sectarismo, del espontaneismo, del temor al cambio, de la ignorancia. La ideología como el agua clara siempre encuentra su camino cuando es libre, cuando confronta permanentemente con la vida, pues de ella aprende y a ella vuelve para hacerla mejor”.
 

martes, 12 de agosto de 2014

ADIOS A UN COMPAÑERO Y AMIGO

Resultado de imagen para FOTO DE HENRY PEASE
"La muerte de Henry Pease, debe hacernos reflexionar, cómo desperdiciamos hoy mismo, tiempos y oportunidades".

Por: Rolando Breña
No diré mucho. Henry Pease es un hombre esencial en el trajinar de la izquierda peruana de estos últimos tiempos. En un momento, personalizó la apertura de la izquierda a sectores no tradicionalmente comprendidos en nuestros análisis de política de frente, y le dio mayores representatividades y la enlazó a medios intelectuales y académicos de concurso indispensable en la lucha por la democracia.

Fue un político caballeroso. Convencido de que la honestidad, al margen de las opciones ideológicas, es indesligable de toda acción política, y que toda acción política es artificial si no encuentra entre sus componentes la contribución de lo profesional y lo técnico.

Fue un hombre de principios. Incluso los puso, en un momento determinado, por encima de sólidas amistades personales; como cuando fue candidato presidencial de Izquierda Unida, rivalizando con el propio Alfonso Barrantes, del cual fue principal sostén y brazo en la Municipalidad de Lima.

En la Izquierda somos muchas veces, gentes de corta memoria, y todavía de más corto reconocimiento y gratitud. Somos tributarios de cierto autismo político que no pocas veces nos dificulta valorar mejor lo que esta mas allá de nuestras fronteras y nos revolvemos en nuestras propias cosas por sectarismo, ignorancia o meros afanes electorales.

Necesitamos ver más allá de nosotros mismos y es seguro que hallaremos terreno fértil, gentes y colectivos que estarán gustosos de batallar juntos por el Perú.

La muerte de Henry Pease, debe hacernos reflexionar, cómo desperdiciamos hoy mismo, tiempos y oportunidades.

Un abrazo final apreciado compañero y amigo. Los que aquí quedamos, tenemos todavía muchas deudas por saldar.